miércoles, 8 de marzo de 2017

Hola, cómo te sentís?

En uno de mis años en el secundario hice una amiga. La gente tímida como yo, tiene pocos amigos y los ama como si se trataran de milanesas napolitanas, mucho.
 Esta amiga me invitaba a su casa todas las tardes después de la escuela, eramos parecidas porque ibamos a un colegio bastante careta, pero nosotras eramos pobres asumidas. 
 Nos reíamos mucho, y yo sentía que podía ser yo misma, es decir; hablar de ovnis, fantasmas, Hernan Caire, etc. Ella a su vez me contaba sus sueños de ser cirujana e historias que contenían tripas y sangre.
 Teniamos 14 años, y un día nos pusimos a jugar a "Las Psicólogas", como para no estudiar matemáticas. Recuerdo que una de sus preguntas fue: "Qué mueble de la casa te gustaría ser y cuál no?" Le dije que me gustaría ser un hogar a leña, pero no una silla. No, no estabamos drogadas, teníamos ese nivel de conversación.
 Ella sacó un par de conclusiones acerca de mis respuestas y así, jugando, de un día para otro, pasaron diez años. Ella creció, yo no, tuvo una hijita, asumió la vida y fue en una dirección, yo en otra.
 Pero hoy volví a pensar en su pregunta; porque no quiero estudiar matemáticas, y porque me puse a extrañar.
 Saliendo del ámbito hogareño; Qué cosa inanimada seríamos cada uno de nosotros? Hay madres que son pilares, por ejemplo, o amigos cables a tierra, personas que son trapos de piso y otros que son forros de mierda.
  Yo quisiera estar entre la gente que es medio toca disco, se deben divertir mucho; pero la realidad es que no llego ni a walkman.
  Cuando tenía 14 años, si te prestaban una hoja marca Rivadavia y solo podías devolver hojas marca Gloria, tenías que cancelar tu deuda con dos Gloria por cada Rivadavia prestada. Era una ley básica de todo escolar.
 Hay días que me siento una suculenta hoja Rivadavia y otras un block de hojas Gloria. Lo bueno es que ambas sirven para hacer avioncitos de papel. Las Gloria, planean mejor.

Vielen Dank!


ENTRADA AUSPICIADA POR HOJAS GLORIA, 348 AÑOS EN EL MERCADO.



3 comentarios:

  1. jajajaja lo primero que se me pasó por la cabeza es que si usaste una analogía con una milanga, tiene que haber sido algo super groso, caramba. Después, el que ingenuamente todavía vive con la idea de que somos los únicos pantristes del universo, esa persona, es lo menos milanesa que hay.
    (la otra vez vi una foto actual de hernancito, mierda, está en un proceso de "señor lesbiana" importante, esa jeta estirada, ese botox por diooo')

    Tenía un compañero que andaba en la pesada y se manejaba en la clandestinidad con la Rivadavia blue, que era devolución de 3 gloria o 2 rivadavía por cada prestamo. Todos sabiamos que pedirle a él era el último recurso, eso o volvernos más pobres en el intento. tenía el negocio más adelantado que la pubertad misma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Siempre hay un pantriste para otro pantriste! Jaja Gracias por leer!

      Eliminar