martes, 13 de junio de 2017

Para saber como es la soledad...

 Ayer fui con una amiga a comer gomitas Mogul al patio de comidas del shopping de mi ciudad.
 El patio de comidas está en un segundo piso, y hay algunas mesas cuya posición te permiten mirar, a través de una especie de vidrio, hacia el primer piso, en donde está la entrada. 
 Yo trabajé algún tiempo en ese shopping, puntualmente en un parque infantil (y no tanto) de entretenimientos indoor. Cuando tenía mis veinte minutos de almuerzo o cena, en vez de quedarme a comer dentro de la claustrofóbica oficina del parque, prefería ir a sentarme a esos asientos del patio de comidas para mirar hacia abajo a través del vidrio.
 Soy una persona de divertimentos vanos. Por lo tanto, esos son mis asientos favoritos.
 Ayer fui con una muy buena amiga a comer gomitas Mogul al patio de comidas del shopping de mi ciudad. Nos sentamos en uno de esos lugares con vista de vidrio.
 Charlamos sobre nuestros dramas de niñas mimadas de veintipico, nos reímos un rato porque somos unas boludas y porque a pesar de todo, teníamos suerte de estar ahí sentadas, juntas, comiendo golosinas como si fuéramos niñas mimadas de dieci pico. Después charlamos de nuestro futuro "Pau, vayámonos a Europa, acá no se puede", me río; de pedo compré las gomitas, menos un pasaje a Europa, pero en el fondo sé que me lo dice en serio. Ella, futura agrónoma, quiere Italia (crisis) yo, Maria la del barrio, quisiera Alemania (atentados) pero sólo nos alcanza para Argentina (Hombres Gato).
 En fin, estábamos charlando, cuando mi mente dejó de soñar y centré la atención en un muchacho que se encontraba cerca de nuestra mesa, dándome la espalda, comiendo solo. Lo señalo con la cabeza y le digo a mi amiga:
-Me encanta la gente que sale sola a lugares que son para compartir.  
- Si? tenés razón, acá vienen todos de a par o grupos
- No te genera curiosidad? por qué están solos? de dónde vienen? a dónde van?
- Nah

 Y sí, a nadie le importa. Excepto a algunos de nosotros, los que pertenecemos a una especie de raza de "persona solitaria". Cuando tengo un sueldo voy sola al cine, me invito a comer, o simplemente salgo a caminar por gusto. Disfruto mucho la soledad y no la padezco, la elijo. Obviamente, o quizá, sorprendentemente para mí; tengo amigos con quien hablar y personas importantes que forman parte de mi vida; pero qué sé yo, a veces tengo ganas de tomarme un café, sentarme sola en una mesa que me guste, mirar a través de un vidrio a la gente que pasa y pensar por qué están solos.

.
.
.

Ya me puse pelotuda :)






2 comentarios:

  1. No hay mayor expresión de amor propio ni mejor escenario de autodescubrimiento que salir a tomarse un café solo.

    ResponderEliminar
  2. sabés que el miercoles me acordé de esto,
    estaba yendo a rendir, y como iba al muere porque no sabía un choto, me bajé del bondi a medio camino. Terminé en el showcenter de haedo viendo la mujer maravilla. Quisiyo, como que siempre me dió cosa ir al cine solari y no me animaba, una boludez barbara la verdad. Pero bueno, cosas que a más de uno le debe pasar.
    Asi que naa, aguante eso, mi primer cine solo carajo.

    ResponderEliminar